FUNDACIÓN JOSÉ FÉLIX LLOPIS

DOS MILENIOS DE ARTE IBEROAMERICANO

PERFIL DE JOSÉ FÉLIX LLOPIS

Nació en Madrid el 3 de diciembre 1927 y falleció en la misma ciudad el 14 de noviembre de 2011. Hijo y biznieto de médicos, estudió en Madrid en la Institución Libre de Enseñanza. Su padre, D. José María Llopis, fue médico pediatra en Fuencarral, además de periodista socialista y su madre, Doña Isidora Lamela, educadora liberal. Termina su bachillerato en París debido al exilio de la familia republicana. Su padre preside la casa de España en París y se encarga de los mutilados de guerra y de las colonias de los huérfanos de guerra con la Cruz Roja. Toda la familia ayuda en la resistencia cuando la invasión alemana incluidos sus hermanos Álvaro y María Teresa Llopis.

 

Realiza estudios en el liceo Janson Sailly, así como en la Facultad de Medicina de la Sorbona. En esa época, con Eric Duvivier, crea el Cineclub Art et Sciences y el Centro de Filmación Medicoquirúrgico, organizando en París a finales de los cuarenta, después de la guerra, el primer congreso internacional de las películas médico-quirúrgicas.

 

La vocación de coleccionista y el amor por el arte de José Félix Llopis comenzaron a una edad temprana, cuando siendo estudiante de cine con los Duvivier fue a filmar y entrevistar a Picasso, quien le recomendó que si no conocía el casino fuese esa noche. Allí comenzó su suerte: con las ganancias de esa noche compró grabados del famoso e innovador grabador eslavo Spitzer. Eran éstos de Braque, Picasso, Juan Gris, Chagall y Matisse.  A partir de allí comienza el gusanillo que le ha llevado por las tierras americanas coleccionando lo mejor de la pintura cuzqueña del Virreinato del Perú, plata colonial, piezas de meso-américa, esculturas polícromas, una colección de pintores y escultores contemporáneos de iberoamérica así como una colección muy completa de pintura naïf y de molas de las indias kuna de San Blas .

 

Desde París tiene la oportunidad de seguir las enseñanzas de María Zambrano y del General Herrera. Allí es testigo de la invasión alemana y ayuda en la resistencia, a pesar de su juventud. Más tarde parte con la familia a Venezuela, donde funda un semanario Realidad-Realités y la librería cultural Barrio Latino. Desde Caracas comienza una carrera comercial y cultural con Christian Dior donde llega a dirigir todo el negocio de Hispanoamérica y los duty free-shops de USA, estableciéndose en Cuba, México y Panamá sucesivamente. Crea su propia compañía de importación y exportación Caribean Import-Export Corporation así como la fábrica de puros Llopis.

   

Durante su estancia en México tuvo la oportunidad de entablar relaciones con la galería Juan Martín y la de las hermanas Pecanins, conociendo entonces a los pintores mexicanos contemporáneos de mayor prestigio: Aceves Navarro, Macotela, Alamilla, Toledo, Corzas, Thiel, el escultor Sebastián, así como el escultor y pintor Luis Cuevas.

 

Fue embajador en la Unesco para Panamá. Durante su mandato se consiguió el Patrimonio Mundial de la Cultura para el Casco Viejo de la Ciudad de Panamá. Desde 1984 se desempeñó como Presidente y fundador de la Cámara de Comercio y de Industria Panamá-Francia y fue Embajador Extraordinario y Plenipotenciario en Misión Especial en la Comunidad Europea con sede en París (según decreto 133, 30/03/2000). También ejerció como Presidente de Eurocentro de Cooperación Empresarial de Panamá, desde marzo del 2000 y miembro independiente del Patronato del Museo del Canal de Panamá, entre otros cargos.

 

Llopis es poseedor de numerosos reconocimientos y condecoraciones por su labor social, cultural y política, entre las que se encuentran la de Caballero de la Orden de Economía Nacional 1962  y Caballero del Mérito Agrícola 1977 de Francia, medalla Vermeil de la ciudad de París 1983, medalla Manuel Amador Guerrero en el grado de Gran Oficial de Panamá 1991, Gran Oficial del Mérito Civil de España 1998 y Comendador de la Legión de Honor Francesa, 2002.

 

José Félix Llopis siempre tuvo la intención, por ser oriundo de la región de Madrid, de dejar este legado cultural en España para que se utilice de la mejor forma posible en la consecución de los objetivos de la fundación